Valores

Nadie cuida lo que no conoce. La ausencia de educación ambiental en las escuelas no es un olvido casual, es intencional: comprender desde siempre los fundamentos de una vida ecológica nos permitirían relacionarnos con el ambiente social y natural no desde una concepción de recurso, sino de bien colectivo. Por eso el Partido Verde nace con el principio esencial de generar una nueva cultura, un nuevo paradigma: el cuidado. Esa idea está detrás de todo lo que construímos, y ahí estará siempre, para guiarnos.

Compartir una escala de valores, lejos de la violencia y la predación, cerca del cuidado de lo que nos rodea, es el eje que se han propuesto los movimientos y partidos verdes alrededor del mundo, de los que somos expresión en Argentina. Así fue a lo largo de generaciones, y ese espíritu es el que recogemos para adelante y desde ese pilar fundamental queremos construir la primera experiencia política verde de relevancia en nuestro país, capaz de incidir en las conciencias políticas y ponerlas en acción.

¿Qué tiene que hacer el Estado para cuidar el medio ambiente? Nuestra propuesta es fomentar los esfuerzos y las experiencias que miles de ciudadanos realizan a diario: el cultivo autosustentable, el cuidado de los bosques y del agua. Garantizar, sobre todo, el acceso a la tierra como derecho humano común a todos, que nos iguale en lugar de diferenciarnos.

El planeta ya habló: las consecuencias del cambio climático, si no se actúa con rigor y urgencia, desde un cambio de concepto cultural e ideológico, pueden ser irreversibles. Pero mientras el planeta habla a los gritos, la mayoría de los dirigentes prefiere no escuchar.

El mensaje que debe llegar a los oídos de las estructuras de poder es: lo que está en juego es la calidad de vida, nuestra y de las generaciones que nos siguen. Porque cuidar el medio ambiente es mejorar nuestra calidad de vida.

La discusión de fondo es sobre el patrimonio natural y humano de las sociedades. Constituyen un bien público, no un negocio. Allí donde hay desertificación, debería haber soberanía alimentaria; donde la minería desregulada, acceso común y cuidado del agua. Nadie es dueño de los bienes naturales. Son de todos.

No es una utopía. Es un sueño y un deber colectivos.

#SumateAlPartidoVerde.